Quienes somos


Alonsistas F1 Team es un blog dedicado al piloto Fernando Alonso y a la Formula 1. De ahí, se hizo un grupo en el cuál, se empezó a formar a través de las red social Tuenti con fans de toda España. Todo comienza cuando varios aficionados de la Fórmula Uno empezamos a hablar entre unos y otros y a raíz de ello formamos entre todos ALONSISTAS F1 TEAM. Desde entonces, hemos realizado pancartas, vídeos dedicados a nuestro ídolo y una entrevista en radio por Cadena Ser, en su espacio de motor, formula ser, en 2009. Poco a poco el grupo va creciendo con nuevos seguidores en las redes sociales. Si te quieres unir, o que te patrocinemos, sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros a través del correo alonsistasf1team@gmail.com o por las redes sociales de Facebook y Twitter

8 de mayo de 2012

Jacques Villeneuve se sube al Ferrari que condujo su padre


El canadiense Jacques Villeneuve, campeón del mundo de Fórmula Uno en 1997, rindió homenaje a su padre, Gilles, fallecido en accidente hace justo treinta años, pilotando, en el circuito italiano de Fiorano, el Ferrari 312 T4 que éste utilizó en 1979. Villeneuve efectuó varios giros al citado circuito en homenaje a su padre, fallecido el 8 de mayo de 1982 a causa de un accidente durante los entrenamientos para el Gran Premio de Bélgica, al volante de un Ferrari 126C2, en el circuito de Zolder.
Con el 312 T4, Gilles Villeneuve, que murió con 32 años, fue subcampeón mundial en 1979, año en que ganó el título el surafricano Jody Scheckter, que en esos momentos era su compañero de equipo.
En total, disputó 67 Grandes Premios de Fórmula Uno en los que obtuvo seis victorias -tres de ellas con ese monoplaza-, trece podios y dos 'poles'. El último de los seis triunfos de Gilles Villeneuve lo obtuvo en el Gran Premio de España de 1981, disputado en el madrileño circuito del Jarama.
Su hijo Jacques logró en 1997 lo que su padre no pudo conseguir: ser campeón del mundo de Fórmula Uno.
Su vida dio un giro en 1976 cuando en una cita de la Fórmula Atlantic corrió James Hunt, futuro campeón de F-1 ese año. Al acabar, Hunt llamó a Teddy Mayer, jefe de McLaren y le dijo: "Me ha ganado un piloto local. Entraba en las curvas derrapando y se mantenía deslizando el tren trasero sin desviarse de la trazada. No hay nadie en la F-1 capaz de hacer algo así. Tienes que ficharle, no harás mejor inversión en tu vida. Su nombre es Gilles Villeneuve". Mayer le firmó un precontrato y debutó con McLaren en el GP de Gran Bretaña de 1977, pero Enzo Ferrari se lo llevó a la Scuderia. Su vida en la F-1 estuvo ligada al patrón rojo que le adoraba. Con Ferrari se convirtió en mito. Una leyenda que se resume en el duelo que libró con Arnoux por ser segundo en el GP de Francia 1979, en Dijon. Una batalla de tres vueltas rueda a rueda sin miedo al peligro que ganó, claro, Gilles. En Zolder 82 nos dejó y voló hacia el cielo.